Archive for the ‘Antiguallas’ Category

La venganza y el odio no caducan

octubre 1, 2010

Otra vez la Ley de Caducidad. ¡Qué aburrimiento! Alguna vez dije que esto es como una noria. Le siguen dando vuelas hasta dejarla como quieren: inexistente. La maniobra contra la Ley de Caducidad sigue… y sigue. A pesar del reiterado triunfo de la ciudadanía en las urnas contra el intento antidemocrático.

Mañana querrán anular la Constitución misma, porque este reiterado intento contra una ley dos veces ratificada por el electorado es ya una violación de la norma máxima, que dejará al Uruguay sin certeza ni garantías jurídicas. Es un ataque al sistema jurídico y a la división de poderes, para que la venganza pueda perpetrarse sin impedimento alguno.

Los promotores del atropello hablan de derechos humanos, cuando en realidad llevan adelante ratreras maniobras políticas para acumular poder.

Es que para las mentiras no hay caducidad.

Como es imposible anular la Ley de Caducidad, porque hay unanimidad sobre tal imposibilidad, el Frente Amplio presentó al Parlamento un proyecto de ley por el cual se interpreta de manera “obligatoria” la Ley de Caducidad, en el sentido de que sus disposiciones principales son inconstitucionales y por ende inaplicables.

Como consecuencia de lo anterior, se dispone que “toda intervención judicial que haya sido interrumpida, suspendida y/o archivada por aplicación de la Ley 15.848, continuará de oficio, por la mera solicitud del interesado o del Ministerio Público y no se podrá invocar la validez de dicha ley ni de actos administrativos que se hubieran dictado en su aplicación, con el fin de obstaculizar, impedir o archivar, o mantener suspendidas o archivadas, indagatorias o acciones penales”.

Una ley que no se pueda invocar ante los tribunales como ley válida, es una ley nula. Lo que el Frente Amplio está haciendo, por lo tanto, es anular la Ley de Caducidad.  En sustancia, estamos ante una declaración de nulidad que no osa decir su nombre (quizás por aquello de que “la hipocresía es el homenaje que el vicio rinde a la virtud”).

La Ley de Caducidad fue ratificada dos veces por la ciudadanía; la primera, en el referéndum de 1989; la segunda, en el plebiscito del pasado año 2009. Veinte años después, el PIT-CNT primero y el Frente Amplio después decidieron desconocer la misma voluntad popular que habían dicho que respetarían, y promovieron una enmienda constitucional para anular la Ley de Caducidad. Volvieron a perder; la ciudadanía no aprobó la enmienda que ellos propusieron y la ley mantuvo su vigencia.

Lo que el Frente Amplio quiere hacer ahora, pues, es ganar en la liga lo que perdió dos veces en la cancha. Los “representantes del pueblo” van a contrariar la voluntad del pueblo. Lo que está por pasar es gravísimo.

Está a punto de producirse el quiebre de  una hermosa tradición, iniciada en esta tierra precisamente el 5 de abril del año 1813. Ese día Artigas dijo: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana”.

Ni siquiera la dictadura osó quebrar este principio básico de la democracia; en 1980 los militares perdieron el plebiscito con el que quisieron legitimarse y perpetuarse en el poder, y acataron el resultado del pronunciamiento popular.

El Frente Amplio, en cambio, no acatará ni el referéndum de 1989, ni el plebiscito del 2009. Su autoridad no cesa ante la presencia soberana del pueblo.

Basado en parte en el artículo titulado “Contra la voluntad popular” por Ope Pasquet.

Anuncios

Este 24 de agosto, vení a recordar…

agosto 24, 2010

LA NOCHE DE LA NOSTALGIA
EN EL COMITÉ DE BASE DE TU BARRIO

Donde recordaremos aquellos grandes éxitos de antaño…

…A desalambrar…
…pare primo la canoa…
…y ahí se queda la clara…
…crece desde el pie…
…la patria compañero…

Habrá canilla libre de mate amargo, Espinillar ANCAP, Amarga 5 Raíces.
Se ofrecerá un fino menú:
Hamburguesas de “Lo De Pepe”
Delicioso asado popular con mucha grasa y huesos
Empanadas de carne (con la falda del Pepe, por supuesto) preparadas por Lucía.

Decoración onda retro con todas las pancartas que hicieron historia, para el mejor de los recuerdos:

“NO PAGAR LA DEUDA EXTERNA”
“YANKIS GO HOME”
“NO A LAS PRIVATIZACIONES”,
“NO A LAS PAPELERAS”
“NO A LAS ZONAS FRANCAS”
“AMIGUISMO NUNCA MAS”
“FUERA F.M.I.”
“ARRIBA LOS QUE LUCHAN”

Vestimenta formal

Caballeros:
Alpargatas, boina y matera
Musculosa nido de abeja
Un armado colgando del labio

Damas:
Ojotas artesanales de cuero
Manto palestino
Campera verde de Anteldata

Y para irnos a dormir después de “festejar” …
El mejor somnífero ….
Lecturas de las inimitables obras de Galeano y Benedetti!!
Qué Valium ni qué ocho cuartos … !

Al finalizar: Regalos para todos !!
Remeras con el rostro del Che
Estampitas de San Hugo Chávez
Murales de Marx, Lenin y otras figuras vigentes
Fotografías autografíadas de Kirschner y Lula
Poemas de Evo
Vales para consultas privadas con Tabaré
Vales de racionamiento cubanos autografiados por Fidel
Manuales oficiales: “Cómo conseguir un empleo público”

Grünberg: “no aceptar más un correo que no reparte, liceos que no enseñan o servicios de limpieza que no limpian”

agosto 23, 2010

Me preocupa la supremacía de las corporaciones sobre los individuos, de la disciplina partidaria sobre el libre pensamiento, de los derechos sobre las obligaciones. No podemos concebir una ciudadanía responsable donde los derechos son permanentes y obligatorios, y las obligaciones esporádicas y voluntarias.

¿Qué hemos logrado después de estos años de bonanza? ¿Hemos reformado nuestros liceos? ¿Diversificado nuestras fuentes de energía? ¿Mejorado nuestras redes de telecomunicaciones?

Después de seis años de crecimiento contínuo sólo 2% de las exportaciones  uruguayas tienen contenido tecnológico y sólo 1% de las inversiones que vienen al Uruguay tienen alto contenido de conocimiento.

El sistema educativo público es más ineficiente y desigual que nunca, porque más de un tercio de los uruguayos sólo terminó primaria y menos del 10% de los trabajadores uruguayos tiene educación superior.

En lugar de aprovechar la bonanza externa para modernizar nuestra sociedad y modelo productivo, parte de nuestro liderazgo parece añorar el Estado de bienestar de la década de 1950, creando miles de nuevos empleos públicos, bajando la edad jubilatoria, aumentando impuestos, consolidando monopolios o subsidiando actividades sin futuro en un Uruguay moderno.

El Estado de bienestar en Uruguay se transformó con el tiempo  en un mecanismo de preservación de privilegios en donde algunos grupos se benefician de recursos aportados compulsivamente por una mayoría excluida de ese sistema de reparto, el equivalente social de un “barrio privado”. Crear “barrios privados” con fondos públicos implica a la larga socavar los valores democráticos, la confianza en el esfuerzo personal y nuestra real posibilidad de desarrollo efectivo.

No hay secretos sobre lo que Uruguay debe hacer, porque los países que salen de la pobreza lo hacen de maneras muy parecidas: esfuerzo, coraje para cambiar, cumplimiento de la ley, acuerdo social y creación de valor a través de innovaciones.

Para poder beneficiar a la mayoría hay que revisar la situación de grupos que se han beneficiado históricamente del statu quo. Hay que dejar de tolerar a corporaciones que se consideran por encima de la sociedad y no aceptar más un correo que no reparte, liceos que no enseñan o servicios de limpieza que no limpian.

Tenemos que apuntar a reinventarnos como una sociedad inteligente, basada en el mérito, el esfuerzo y el conocimiento.

Tomado de un discurso de Jorge Grünberg, rector de la ORT,  del 30-07-2010, según “Búsqueda” del 05-08-2010, pag. 16.

¿Guerra por la comida?

julio 15, 2010

Eleuterio Fernández Huidobro nos entera sobre que “Brasil prohíbe desde hace mucho y por Ley, la tenencia de tierra por parte de extranjeros en una franja de 150 quilómetros de ancho a lo largo de sus extensas fronteras”.

¿Y para qué le serviría a Brasil tal prohibición? Huidobro está al tanto de todo y se apura a explicárnoslo: por la Seguridad Alimentaria (así, con mayúscula).

Parece que Huidobro se ha enterado a través de sus múltiples contactos en Brasil que, mientras nos dedicamos a nuestras tilingas ocupaciones, se está desarrollando como una especie de guerra por la comida. Países con hambre — que además son imperialistas y tienen “dinero y armas” — están desplegando en las sombras la conquista de los países dueños de los alimentos (¡nosotros!), nos advierte Huidobro. Desde la época de Napoleón viene la cosa según Huidobro, y nosotros acá estamos, en la pavada!

Huidobro dice que en Brasil las Fuerzas Armadas, las Universidades y la Burguesía (si, si la “Burguesía”, y todo así, con mayúscula) hace rato que están al tanto de esta invasión que se transunta en la “la compra de grandes extensiones por gigantescas transnacionales cuyo afán y objetivo central y final es apoderarse de las fuentes alimentarias disponibles”.

Ahora, me pregunto, por qué el gobierno de Brasil no habrá prohibido la tenencia de tierra por parte de extranjeros en todo su territorio, y sólo en una franja de 150 quilómetros de ancho a lo largo de sus fronteras, ante tal “afán” de las multinacionales. ¿Será que las “fuentes alimentarias disponibles” se concentran sólo en esa reducida franja de tierra?

Tampoco explica Huidobro qué derechos tienen los dueños de las tierras ubicadas en esa franja de 150 quilómetros de ancho. Seguramente el derecho de propiedad debe estar severamente restringido y las fuerzas de seguridad deben vigilar día y noche los movimientos de esas personas, no sea cosa que sean testaferros de las “gigantescas transnacionales”.

De entre los países “hambrientos” y poderosos detrás de la conspiración, Huidobro menciona a Japón del cual dice que “con unos 130 millones de habitantes se autoabastece de alimentos en apenas un 23% de sus necesidades; el resto debe importarlo”, y que “adolece desde tiempos inmemoriales de ese gran problema”.  Huidobro ve en esa característica estructural de Japón la explicación de “sus conocidas y trágicas agresiones regionales”. Seguramente se refiere a la historia antigua, y de la primera mitad del siglo XX, cuando Japón era un poder primitivo y totalitario, ya que desde 1945 para acá no conozco “agresiones regionales” japonesas, ni trágicas ni de ningún otro tipo, aunque siga siendo un importador neto de alimentos. Además a Japón le va muy bien a pesar de no autoabastecerse de alimentos ya que se ubica en el puesto 10 del Índice de Desarrollo Humano (2010) y en el puesto 19 del Índice de Libertad Económica (2010).

Uruguay– que hasta ahora respeta la propiedad privada y se ubica en el puesto 33 del Índice de Libertad Económica (2010) (Brasil está en el puesto 113) — le va mucho mejor que a Brasil en materia de desarrollo humano, ubicándose en el puesto 50 del correspondiente índice (Brasil está en el puesto 75).

Tanto mejor que a Brasil nos va, que me asalta una duda  terrorífica: cuando la guerra por la comida se libre a la luz del día (y no en la afiebrada mente de Huidobro), ¿Brasil nos va a defender de Japón o nos va a comer crudos?

Lo antiguo y fracasado “está en el programa del Frente Amplio”

julio 1, 2010

Para el Partido Comunista no se está cumpliendo con algunos de los objetivos marcados por el Congreso del FA como el abatimiento de la pobreza y la indigencia. Además, insiste con la idea de crear un frigorífico nacional. “Está en el programa del Frente Amplio”, fundamentó el senador Eduardo Lorier.

“¿Se cumplirán los compromisos electorales del FA?”. La pregunta forma parte de una serie de interrogantes sobre la ley de presupuesto que el Partido Comunista preparó y que están dirigidas al ministro de Economía, Fernando Lorenzo.

Lorier propone la instalación de una comisión que estudie la posibilidad de un frigorífico nacional, como lo dice el programa del Frente Amplio. “Esto tiene que ver con una cuestión básica de nuestro país que es la alimentación de nuestro pueblo, pero además con otras cuestiones que podrían surgir de su instalación como, por ejemplo, el procesamiento de alimentos de otro tipo –no sólo cárnicos– que permitan exportar a países que hoy están requiriendo alimentos, como Venezuela”.

Fernando Lorenzo, muy moderno él,  es ministro  gracias al Partido Comunista. Así que tendrá que darle las explicaciones del caso a Lorier. Por más vergüenza que pase.

Ahora el reparto de cargos es bueno

junio 28, 2010

Aún no se ha terminado la negociación (y los forcejeos) por los cargos. Pero esta vez no se ha visto a la izquierda apuntar con dedo censor y hablar despectivamente de clientelismo. Tampoco a los sindicatos. Obvio, ambos han participado activamente en la distribución (que antes llamaban “reparto”).

La visión de la opinión pública, si bien valora el gesto de apertura del Presidente hacia la oposición, no puede dejar de tener feo gusto en la boca al ver cómo aparecen en las nóminas de cargos viejos nombres de intendentes y diputados fallidos, dirigentes políticos y sindicales o parientes de más y otros.

Probablemente sean mayoría en el país quienes consideran que esta práctica es negativa y quizás lo único que diferencie a los dirigentes políticos de esa opinión mayoritaria sea el que para aquéllos el mal es necesario.

¿Es realmente un mal necesario?

La versión política oficial, hoy bendita por todo el espectro partidario (político y sindical), es que se trata de un mecanismo necesario para asegurar el debido control del gobierno.

Pero eso es mentira, como toda verdad a medias. Porque hay cargos y cargos y después, más cargos.

Que haya representantes políticos de la oposición en organismos como la Corte Electoral y el Tribunal de Cuentas, tiene sí su sentido en balancear y controlar a la mayoría. Puede incluso estirarse un poco el argumento y aplicarlo para un cargo en el Directorio del Banco Central, pero para los entes autónomos y las empresas públicas o semipúblicas, lo del control es un verso. No es que sea mala idea tener controles externos donde se gastan cientos de millones de dólares fuera del presupuesto y de los ojos del Parlamento (suponiendo que los tuviera abiertos y supiera adónde mirar). Por el contrario, vendría muy bien. Sólo que para eso ni se precisa (ni sirve) colocar correligionarios en cargos minoritarios de Director. Si realmente quieren controlar los que eso aducen, basta legislar incluyendo preceptivamente en los estatutos de los diferentes entes y entidades, sindicaturas o comisiones fiscales independientes (del ente y de las planillas partidarias).

Tomado del artículo “¿Quién carga con los cargos?” por Ignacio de Posadas. “El País”, 27-06-2010

Colección de artículos de Igancio de Posadas en “Petit De Posadas”

Estos son los grandes socios de ANCAP y del gobierno progresista

junio 23, 2010

Igualdad versus excelencia

noviembre 29, 2009

La igualdad es un sentimiento clave en la naturaleza humana y por ello ha sido recurrentemente bandera: política, social y económica. A veces en forma honesta, a veces, incluso, en forma honesta e inteligente. Pero tantas otras agitando quimeras, fantasmas y hasta monstruos, con resultados desastrosos. Es que no hay una única igualdad. No es sólo que la palabra bandera se presta para la demagogia. La cosa se complica, además, porque hay igualdades e igualdades, con contenidos distintos y hasta contradictorios.
Igualdad teológica; igualdad jurídica, igualdad de trato. Pero hay otra igualdad más: la igualdad material, moderadamente identificada con la igualdad económica.
Esta es la igualdad que ha pasado a ocupar un lugar central en el panteón ideológico-cultural de muchas sociedades, la nuestra entre ellas. Está en el meollo del pensamiento socialista (antes, durante y después de Marx) y en las derivaciones del llamado Segundo Batllismo y por fuerza de esas inercias, es vaca sagrada del discurso político y electoral. Es más, nuestro país ha pasado a vivir políticamente en clave de igualdad material.
Luego de un brevísimo interludio posterior a la dictadura, en el cual el Liberalismo “le hizo partido”, la izquierda ha vuelto a conquistar las alturas. No tanto intelectuales, que vivimos una época de singular chatura, pero sí políticas. El discurso y, más importante aún, la agenda, han sido impuestos por la izquierda.
El pensamiento políticamente correcto y el lenguaje, han vuelto a ser los de la izquierda. Apenas podrá intentarse un matiz de discrepancia, sin arriesgar mucho la condena política, balbuceando una preferencia por la vieja y manida “igualdad de oportunidades”, quimera clase “B” en el utopismo vernáculo. Igualdad en la educación, igualdad en la salud, en el sexo …… en todo (menos en las patentes).
Esta igualdad tiene algunos problemas de fondo, muy serios.
En primer lugar, es imposible de alcanzar. Con lo cual, si nos pasamos dándole bombo a algo que no podemos cumplir, la consecuencia inevitable es la frustración, la envidia y el odio.
En segundo lugar, sólo hay un camino para procurar la igualdad material: el de la desigualdad ante la ley. Todo somos diferentes: para igualarnos hay que forzar la realidad, limitando e invadiendo la libertad y como la búsqueda de la igualdad material, al ser contraria a la naturaleza humana, frustra los entusiasmos voluntaristas, el camino es un continuo de más y más imposiciones, (menos y menos libertad).
Ahora, sin libertad hay dos especies que se mueren: el amor y la excelencia.
Esto no es un invento mentiroso: tuvo su última y más estrepitosa prueba con el fracaso del socialismo real, recientemente festejado en todo el mundo (menos aquí) al conmemorar la caída del Muro de Berlín.
La igualdad material, que en nuestro país ha cobrado renovados bríos, sólo puede procurarse imponiendo. Sus consecuencias son la desigualdad ante la ley, pérdida de libertad, demonización de la excelencia, deterioro y estancamiento. Caldo de cultivo para la envidia y el odio. Ya está entronizada en la educación pública y en la estructura funcional del Estado y se consolida en otros campos como el de la Salud.
Tomado del artículo titulado “Igualdad versus excelencia” por Ignacio de Posadas. “El País”, 29-11-2009.

La barra de “la rubia” va a controlar todo

noviembre 27, 2009

1) Hace veinte años dijo que los tupamaros no eran candidatos al Parlamento porque somos muy desprolijos . Hoy no sólo están en el Parlamento sino que hay uno que puede ser presidente. ¿Qué cambió?
Cuando en la primera elección después de la dictadura (1989) no presentamos candidatos fue porque si lo hacíamos nos dividíamos. Había compañeros que no querían nada. Después analizamos el tema y dijimos: si no estamos en la lucha armada no tiene sentido que no ocupemos este frente de lucha. Hace unos años que estamos en el Parlamento y yo voy viendo la velocidad con la que el sistema va institucionalizando a los compañeros que están ahí. Yo digo que los agarra el pulpo y les come la cabeza, y les digo a los compañeros que me gustaría discutir si esto sirve como acumulación estratégica.
2) ¿Cómo va a ser Mujica presidente?
Yo no quería que fuera.
3) Pero está en la pelea.
Si es presidente, yo se lo dije al Pepe, va a gobernar con un equipo con cabeza distinta.
4) ¿Qué quiere decir esto?
Con cabeza distinta a la de él. Y a la nuestra. Qué va a pasar, no sé.
5) ¿A Mujica se lo comió el sistema?
No lo sé. Temo que, de repente sin darse cuenta, se lo vaya comiendo. Porque va a tener que gobernar y transigir con los otros. Eso se lo dije a él, en la última reunión que tuvimos. Me miró y no dijo nada.
6) ¿Qué tan cerca está hoy de él?
No lo sé, porque hemos conversado poco últimamente. Muy esporádica y fugazmente, así que su pensamiento profundo no lo conozco. Además, es un hombre del que es difícil saber lo que piensa. Estuve yendo cuatro meses al Parlamento para ver cómo era aquello; iba de tarde y en cuatro meses conversé con él dos veces, cinco minutos. Así que es un signo de interrogación para mí.
8) Antes de las internas, Mujica escribió que le decía adiós a su vieja barra , y usted le respondió que la barra no le decía adiós a él. ¿Qué quiso decir?
Que va a estar atenta. Por eso quiero trabajar a fondo para reorganizar al MPP, porque el MPP es un gigante estúpido. Es grande pero es estúpido. ¿Qué ideología tiene? ¿A qué sector social expresa?
Intuitivamente yo pienso que la inversión extranjera que está viniendo puede significar una nueva dependencia. La instalación de las pasteras no la decidimos acá, la decidieron en otro lado e instintivamente eso no me gusta. Los acuerdos con esas empresas, si hay litigio se resuelven afuera, no se resuelven acá.
13) ¿Se imagina a Mujica presidente firmando un tratado de libre comercio con Estados Unidos?
Un tratado como los que se han firmado en otros lados, no. Y no creo que el Pepe llegue a eso. Si por alguna razón llegara a eso, nos enfrentaremos. Yo no estoy casado con nadie. Me casé dos veces: con la mujer que vive acá y con la que murió.
Las alianzas yo las defino así: un día vino un compañero que trabajaba en Benas, metalúrgica, y estaban en conflicto. Yo le dije: Están en un ring, péguenle (a los empresarios) pero no los maten, porque estratégicamente los necesitamos.
18) ¿Por qué usted, teniendo un apoyo muy grande en la interna del MPP, nunca fue candidato a nada?
Justamente, porque yo preveía esto que está pasando, que el sistema es un pulpo. Entonces hay que hacer trabajo de organización, porque a la socialdemocracia y a los partidos comunistas europeos el sistema se los fagocitó. Estoy convencido de que uno piensa como vive. Eso es así, el entorno a uno se le va metiendo en la cabeza. El Ñato lo dijo muy bien cuando ingresó por primera vez al Parlamento: Entramos en la fortaleza enemiga . El Estado no lo inventamos nosotros, así que se necesita una intensa vida política interna, y el MPP tiene poca, poquísima.
20) Pero si con Mujica presidente las cosas no caminan en la dirección que usted pretende, ¿se convertirá en opositor?
Pienso que eso no se va a dar ahora, llegado el momento yo soy opositor a todo lo que crea que no es lo que tiene que ser. No tengo ningún problema.
25) ¿Cuba es un modelo?
No. Para lograr lo que hay en Cuba, yo no lucho. Es un proceso que están haciendo ellos, una transición, pero eso no es socialismo. Socialismo no hay en ningún lado. El otro día en una reunión, llena de radicaletas , les dije: El socialismo real fue una experiencia de la humanidad y fracasó. Todavía no hemos logrado una acumulación de fuerzas para estar en condiciones de volver a dar pelea .
38) ¿Alguna vez, durante los años de prisión como rehén de la dictadura, pensó que todo lo que hizo no había servido para nada?
No, nunca. No, no. Yo soy un fanático de la historia, y los procesos son muy largos. El capitalismo, para afirmarse, demoró quinientos años. Las ideas de una civilización que yo considero de avanzada, como la de la antigua Grecia, recién fueron retomadas 2.000 años después, en el Renacimiento. Así que los procesos son muy largos.
39) ¿Se arrepiente de algo?
De nada.

Tomado del reportaje a Julio Marenales publicado en “Crónicas” del 31-08-2009.

La universidad, otra trinchera izquierdista contra la modernidad

agosto 29, 2009

El sistema universitario de nuestro país es disfuncional en aspectos esenciales. Uno de esos aspectos es la cobertura: poco más del 10% de los adultos uruguayos tienen educación terciaria, menos de la mitad que en Nueva Zelanda, Corea del Sur o Finlandia. Otro aspecto es la equidad: de los fondos asignados por la sociedad uruguaya a la educación universitaria, sólo 2% beneficia a los más pobres, que son 25% de la población en edad universitaria, y casi 50% a los jóvenes más ricos. La oferta universitaria se concentra en la capital, los planes de estudios son muy largos con relación a las medias internacionales, la mayoría de los alumnos abandonan sus estudios sin graduarse y los métodos de enseñanza continúan basados en la conferencia magistral.
Mientras que en la última década numerosos países han realizado importantes esfuerzos para reformar sus sistemas universitarios, nuestro país permanece impasible. Esas reformas son diversas en función de las condiciones de cada país, pero las tendencias son sorprendentemente similares en todo el mundo. Resulta alarmante observar cuán lejos está nuestro país de este consenso internacional y peor aún, que en algunos aspectos vamos en la dirección contraria.
Uno de los cambios más extendidos internacionalmente ha sido la implantación de mecanismos nacionales de control de calidad de las universidades. Por definición, estos mecanismos abarcan a todas las universidades que funcionan en el país. La recomendación de la Unesco es inequívoca al respecto: “(en cada país) deberían instrumentarse mecanismos de … control de calidad …para la totalidad del sistema de educación superior”. Sin embargo, en nuestro país, de las cinco universidades el Estado sólo evalúa a las cuatro privadas. Esto despoja al 80% de los alumnos uruguayos, que son los que estudian en la universidad pública, de su derecho al aseguramiento externo de la calidad de su educación y dificulta la mejora de calidad del sistema universitario en su conjunto.
Otra tendencia casi universal es a diferenciar la “gratuidad” de la “equidad”. En palabras del mencionado comunicado de la Unesco: “La equidad no es sólo una cuestión de acceso, el objetivo debe ser … la participación exitosa en los estudios y la graduación”. El acceso a la universidad por sí solo, sin expectativas realistas de completar la carrera en tiempo razonable es, en el fondo, una promesa vacía. La alta deserción y los largos tiempos medios de graduación que caracterizan al sistema universitario uruguayo ilustran la diferencia entre “brindar acceso a la universidad” y ofrecer oportunidades reales de obtener una educación universitaria.
Es interesante conocer en sus propias palabras lo que dijo el Sr. Zhou Ji, Ministro de Educación de China al plenario de la Conferencia Mundial de Educación Superior de la Unesco en París ante 60 ministros de educación el 8 de julio de 2009:
“… la equidad es para nosotros una política de Estado en la educación superior. Para lograrla lo primero que hicimos fue establecer un examen de ingreso a las universidades… (y) requerir a los estudiantes que paguen sus estudios universitarios (aunque) establecimos un sistema de becas estatales… Segundo, impulsamos la educación privada, terminamos con el monopolio del estado en la educación… En 2008 funcionaron (en China) 640 universidades privadas”.
Si Unesco, China, Brasil e India, por no mencionar informes concurrentes del Banco Mundial y el BID, convergen en estas convicciones, es tiempo de evaluar nuestro “statu quo” y cambiar.
Tomado del artículo titulado “El Uruguay impasible” por Jorge Grunberg. “El País”, 22-08-2009.