Wikileaks: lo contrario a lo que parece…

Los cables difundidos hasta ahora muestran que Estados Unidos tiene el Gobierno con mayor coherencia entre lo que dice en público y lo que hace en privado. Aún no se nos ha revelado una hipocresía estadounidense comparable con las flagrantes mentiras de algunos de los jefes de Estado que aparecen en los cables.

Por ahora parece claro que las filtraciones de Wikileaks han dañado más a otros países que a Estados Unidos, según sostiene Moisés Naím en su columna de ayer de “El País” de Madrid, uno de los periódicos que compraron los derechos para difundir los contenidos de la tonelada de papeles secretos robados por organización Wikileaks a las agencias de Estados Unidos.

El villano que claramente emerge de los cables no es Washington; son los líderes de otros países, que eluden tomar decisiones difíciles y se refugian en la hipocresía, la cobardía y las mentiras que les dicen a sus pueblos.


A %d blogueros les gusta esto: