Argentina dicta nuestra política exterior

El gobierno priorizó “el proceso de recuperación de las relaciones con Argentina” al no autorizar el ingreso de un barco de guerra británico al puerto de Montevideo, según le explicó a domicilio el presidente Mujica al embajador del Reino Unido en Uruguay.

La semana pasada, el agregado naval en la embajada británica solicitó el ingreso a puerto de la fragata HMS Gloucester, que debía reponer víveres y combustible antes de llegar a destino en las Islas Malvinas. Según publicó ayer el diario La República, el ingreso contaba con la aprobación del canciller Luis Almagro. Sin embargo, el presidente Mujica no autorizó la solicitud.

El mandatario contó que, ante la “filtración” de la noticia en la prensa, decidió visitar ayer junto a Almagro al embajador británico para explicar que “Uruguay tiene una muy buena relación con el Reino Unido, pero evidentemente Uruguay está en un proceso de recuperación de relaciones con Argentina, por lo que prefirió priorizar eso”.

Ayer en su programa radial, Mujica volvió a dar explicaciones sobre el hecho,  diciendo que Argentina es muy importante para el “turismo”, la “economía” y la “inversión inmobiliaria”, y que además “se está gestando un importante acuerdo que, de concretarse, permitirá la construcción de una planta flotante de regasificación”.

“Son cosas bien concretas, que muerden, que lastiman, que están allí, que son un imperioso mandato construido por la historia pero impuesto por la geografía. Tienen que ver con nuestra relación con Argentina. Y  es bueno, uruguayo, que te detengas un minuto a pensar en estas cosas”, dijo el mandatario.

Y entonces, debido a estas “cosas bien concretas, que muerden, que lastiman, que están allí”, el Uruguay dejó de tener una política exterior autónoma por la que tanto se destacó en el pasado, para pasar a recibir directivas de la cancillería argentina.

Son “gestos”

El diputado Jorge Pozzi, del Nuevo Espacio, dijo que el gobierno uruguayo debe analizar si en el futuro mantiene actitudes favorables a Argentina. “Debemos pensar si mantendremos en el futuro esta actitud, si estamos del lado argentino. Debemos mirar qué gestos Argentina tiene hacia nosotros. Ellos en los últimos tiempos nos han perjudicado dos o tres veces”, indicó Pozzi.

O sea, que la política exterior del Uruguay se limita ahora a hacer buena letra con Argentina para ver si no nos vuelven a cortar el puente, y para que sigan comprando casas en Punta del Este y nos pasen gas en invierno.

Antecedente confuso

Los medios de comunicación hicieron caudal en estos días  del “antecedente” de esta medida, pero lo contaron mal. Por ejemplo, “Ultimas Noticias” dijo que “en 2007, durante el gobierno del presidente Tabaré Vázquez, Uruguay prohibió que recalara en el puerto de Montevideo el destructor HMS Nottingham”. Efectivamente, la administración Vázquez tomó esa medida, pero lo que no dicen los medios es que al comienzo había aprobado el ingreso del HMS Nottingham.

Es que fue el presidente Vázquez el que inauguró la nueva política exterior del Uruguay, como lo comentáramos el 15-12-2007.


A %d blogueros les gusta esto: