Quimera portuaria

Hacer un puerto en Rocha porque hay profundidad es como buscar la llave bajo el farol porque allí hay luz. En Rocha hay profundidad pero no hay más nada. Construir un puerto supone una necesidad de sacar y/o introducir mercaderías que se amontonarían irremisiblemente de no contar con ese medio de desahogo. En Rocha no hay nada que sacar, no hay población, no hay infraestructura, no hay producción en volúmenes interesantes, no hay nada (perdone Carlos Julio). ¿No será mejor y más económico multiplicar las obras portuarias en la bahía de Montevideo, duplicar el ancho y la profundidad de los canales de acceso, en una palabra, hacer más puerto donde se necesita puerto? ¿Ahondar a 36 pies el Canal Martín García para que Nueva Palmira sea efectivamente puerto de ultramar? ¿Dragar Almirón?

Tomado del artículo titulado “Fascinación” por Juan Martín Posadas “El País”, 08-08-2010


A %d blogueros les gusta esto: