“Si contamina, cierro Botnia”

¿Quién acaba de hacer esa tajante afirmación?
¿Acaso fue el Arq. Jorge Rucks, Director Nacional de Medio Ambiente? No.
¿Habrá sido el Arq. Jorge Patrone, Sub Secretario del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente? No.
¿Fue la Arq. Graciela Muslera, Ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente? No.
¿Tal vez fue el embajador Luis Leonardo Almagro Lemes, Ministro de Relaciones Exteriores? No.
¿Podrían haber sido el senador Luis Alberto Heber, presidente de la Comisión de Medioambiente del Senado, o el presidente de la Comisión de Medioambiente de Diputados (que no tengo el gusto)? No.
¿Los declarantes tal vez hayan sido las máximas jerarquías del gobierno, el vicepresidente Danilo Astori, o el presidente de la República — y negociador personal del acuerdo sobre Botnia — José Mujica? Tampoco.

“Si contamina, cierro Botnia”, es una sentencia del Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timmerman. Un extranjero que, al parecer, no sólo atropella la independencia de Uruguay sino que se erige en una especie de virrey de la Banda Oriental.

Y el virrey Timmerman sostiene que el acuerdo firmado la semana pasada entre Argentina y Uruguay le da el poder de gobernar la Banda Oriental. “Si [Botnia] llega a contaminar, cierro la fábrica”, enfatizó ayer al diario argentino “La Nación”.


A %d blogueros les gusta esto: