Corrupción por doquier en el país de primera

Fabiana Terrenoire, quien se identifica como ex asesora del presidente José Mujica en temas pesqueros, ratificó en un juzgado de crimen organizado su afirmación de que el Poder Ejecutivo benefició a la empresa Fripur en el valor de una multa que le aplicó por irregularidades sanitarias. El dueño de Fripur fue quien encargó y pagó la elaboración de la banda presidencial que Mujica usó el 1º de marzo. Además, el empresario colaboró con U$S 15.000 en una colecta para financiar espectáculos artísticos posteriores al acto, y prestó su avión para que la fórmula presidencial del Frente Amplio viajara a Brasil durante la campaña electoral de 2009.

Carolina Cosse, la nueva presidenta de Antel, contrató a Martín Fabregat — sobrino del secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, e hijo de la periodista Sonia Breccia — sin tener que competir por ese cargo, y lo puso al frente de las comunicaciones de la empresa. Sueldo: $75.000 + IVA mensuales. Toda la experiencia laboral que Fabregat acredita en el currículum que presentó a Antel se desarrolló en medios vinculados a su madre. La anterior administración de Antel terminó en medio de un caos provocado por la caída de tres directores: Gonzalo Perera tuvo que renunciar tras ser procesado por simulación de delito, el presidente Edgardo Carvalho fue destituído por haber contratado a un hombre que se hizo pasar por el entonces secretario de la Presidencia Jorge Vázquez, y la vicepresidenta Gladys Uranga fue despedida cuando se conoció que su hijo había obtenido un trabajo en la empresa pública.

En su primera declaración jurada de bienes o ingresos como presidente de la República, Mujica señaló que su única propiedad es un auto viejo. Sin embargo, a comienzos de 2009, en plena campaña electoral, Mujica declaró a “Búsqueda”  que era dueño de su chacra de 25 hectáreas en Rincón del Cerro, tres tractores, y dos invernaderos, por un total de al menos U$S 175.000.

Algunos jerarcas de la IMM y dirigentes opositores observan con preocupación el hecho de que la actual Gerencia de Casinos Municipales siga utilizando el mecanismo de adjudicación directa a empresas privadas para la explotación de maquinas tragamonedas del Casino Parque Hotel mediante un esquema “muy similar” al que generó el procesamiento con prisión del ex jerarca de esa repartición, Juan Carlos Bengoa, de algunos de sus asesores y de empresarios privados, luego que se verificara un abultado faltante de dinero que aún no se conoce con exactitud pero que ronda los U$S 15 millones.

Estas noticias, aparentemente inconexas, son solamente de los últimos 10 días y forman parte del collar de hechos de corrupción que se vienen dando, en un contínuo, en las administraciones frentistas a nivel municipal y nacional desde hace unos cuantos años. No son inventos de la oposición, sino informes provenientes de los estrados judiciales o de la propia adminstración frentista. La oposición ha preferido tomar una actitud pasiva al respecto. De hecho, el diputado nacionalista Jorge Gandini — quien ha encabezado la investigación política del “caso casinos” — declaró a “Búsqueda” que sabía de la permanencia de las operaciones con las máquinas tragamonedas y las pérdidas contínuas de los casinos municipales antes de las elecciones de mayo, pero no quiso denunciar la situación para “no hacerlo un tema de campaña electoral y que se malinterpretara”.


A %d blogueros les gusta esto: