Kirchner no

Los medios argentinos dan como un hecho que Néstor Kirchner será votado unánimemente como secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). Eso quiere decir que Uruguay lo votaría, según nuestros vecinos que ya lo dan como un hecho. Todos recordamos que el ex presidente argentino aspira a ese cargo desde hace varios años y que no accedió a él por el veto que le interpuso el gobierno de Tabaré Vázquez.

El martes se conoció el fallo de La Haya y casualmente el miércoles en los diarios argentinos surgieron las versiones que damos cuenta. Ese mismo día el gobernador de Buenos Aires, Scioli, se reunió con el presidente Mujica y le comentó que “hay consenso” en votar a Kirchner. Hace cinco años que los uruguayos sufrimos el corte de los puentes y el bloqueo a Fray Bentos. Son cinco largos años para nuestros compatriotas, que aún perduran.

El gobierno de Vázquez impuso la conducta de no negociar con los puentes cortados. Nada hizo el gobierno argentino para levantar los piquetes, es más, agitó a los piqueteros y les dio abundante manija al extremo de que el gobierno argentino, encabezado por Kirchner, el 5 de mayo de 2006, realizó un acto en Gualeguaychú donde elevó a “causa nacional” el diferendo.

El populismo kirchnerista se entregó a un conjunto, pequeño pero dañino, de asambleístas que con reposeras en las rutas hacían camping político. No eran piqueteros oficialistas, sino oficiales.

El pueblo argentino y el nuestro están unidos por la historia y la sangre. Respetar, querer y mantener hermandad con Argentina no quiere decir tener que avalar y aceptar cualquier decisión que adopte su gobierno para restablecer relaciones normales. Nuestro vínculo con Argentina no pasa por el antojo del matrimonio Kirchner sino por doscientos años de historia.

El 4 de mayo se reúne la UNASUR, y hasta el momento no sabemos que actitud tomará nuestro gobierno respecto a la propuesta de llevar a Kirchner a su secretaría general.

El presidente Mujica debería informar antes de esa fecha cual será el voto uruguayo. Votar a Kirchner sería, esa sí, una vergüenza nacional. No por su Nación, sino por haber hecho durante todos estos años todo lo que pudo para perjudicarnos. Ningún uruguayo se siente representado por quién nos agredió en reiteración real. Fogoneó a los piqueteros y ahora Argentina pretende que lo votemos. No es una cuestión de venganzas, sino de respeto a nuestro pueblo que no admitiría que luego de lo que pasamos volvamos a fojas cero y los cortes se levanten por una negociación política y no por ser lo que la ley manda.

Tomado de el artículo titulado “Kirchner no” por Javier García. “El País”, 24-04-2010.


A %d blogueros les gusta esto: