Pelea por cargos resultó en un gabinete mediocre

Durante muchos años, un sonsonete de la prédica frentista fue el criterio “politiquero” de los partidos tradicionales en la integración de sus gabinetes. Lo que antes se criticó, ahora pasa a ser la inflexible norma.
En el caso del gabinete que rápidamente ha configurado el Presidente electo, la cuota partidaria ha funcionado matemáticamente. Poco se ha pensado en la armonía del equipo, menos aún en la categoría intelectual y peso específico de los candidatos y, simplemente, se organizó un reparto puro y duro: 4 Ministros para el MLN, 3 para el Frente Líber Seregni, 2 para el Socialismo y 1 para el Comunismo.
Cada grupo recibió su número de cuota y respondió enseguida con candidatos que no sugirió el Presidente sino que cada grupo propuso. Sólo ha quedado quejoso el Senador Michelini, que soñaba con que el Ministro de Economía no se le imputara a su grupo y, en cambio, le correspondiera a él mismo algo suculento, como el Ministerio de Obras Públicas. De modo patético recorre hoy los despachos de los líderes frentistas expresando su malestar y frustración. El Presidente electo le recibió quince minutos y le pidió varios nombres, para obligarlo a la penuria moral de tener que decir que el candidato es él y nada más que él. Hacía mucho tiempo que no se veía un caso de indignidad política de parecida magnitud.
Si se mira el conjunto, no se advierten puntos altos. Todo funciona dentro de los cuadros políticos habituales del Frente, sin ningún actor de relevancia. Llamaba la atención, por ejemplo, que Educación y Cultura se adjudicara a alguien que se ha especializado en la producción agropecuaria, como el Ministro Agazzi, pero él mismo lo advirtió y tuvo el buen tino de no aceptar, actitud que hace aun mas triste el caso de Michelini, que quiere Obras Públicas aunque –por lo que se sabe– no terminó ni el liceo. También sorprende que al Ministro Bonomi se le adjudique Interior, cuando es notorio que su participación en enfrentamientos con la Policía, en sus tiempos de tupamaro, no le ubique en una posición cómoda frente a sus subordinados. El único Ministro fuera de la cuota ha sido el de Ganadería, Agricultura y Pesca, Sr. Tabaré Aguerre, productor arrocero sin antecedentes de actuación pública.
En la otra punta, el que luce como Ministro de exclusivísimo criterio político es el Canciller, un funcionario de baja jerarquía, que fue catapultado a la embajada en China y carece de particular destaque en el mundo diplomático y político. Se destaca su condición de “funcionario de carrera”, pero no se señala que sólo ocupó un cargo de jerarquía por estrictas razones políticas.
Tomado del artículo titulado “¿De primera? Gabinete a pura cuota“. “Correo de los Viernes”, 11-12-2009

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: