Uruguay en la claque de Chávez y Lula

No fue por error, seguramente, que José Mujica no incluyó a la política exterior en el elenco de temas en los que quiere formar grupos de trabajo con gente de todos los partidos. No parece que la política exterior vaya a ser un área de coincidencias interpartidarias en el próximo período de gobierno.
Uruguay dio su voto para que el Mercosur declare que desconocerá las elecciones presidenciales celebradas en Honduras el pasado 29 de Noviembre. ¿Qué salida política real le queda a Honduras para superar su crisis institucional, si se desconoce una elección realizada en la fecha marcada por la Constitución, disputada por los principales partidos políticos hondureños -entre ellos el Partido Liberal, por el que fue elegido en el año 2005 el presidente Zelaya- y en la que votó más del 60% de los ciudadanos, es decir, más que los que votaron hace cinco años?
No hay una respuesta seria y satisfactoria para esta pregunta. Después de todo lo que ha pasado, exigir que se reponga a Zelaya en su cargo para que luego se realicen nuevas elecciones, es pura retórica sin contenido.
Es comprensible, sin embargo, que Brasil y Venezuela hagan causa común del desconocimiento de los comicios hondureños. Chávez, militar golpista él mismo (no olvidemos que hace unos años salió de su cuartel para intentar derrocar a Carlos Andrés Pérez), apoyó a “Mel” Zelaya mientras éste preparaba su golpe de estado, que finalmente se frustró porque sus adversarios le ganaron de mano.
Brasil parece haber elegido a la pequeña y pobre Honduras para exhibir su nueva musculatura de gran potencia en el ámbito latinoamericano. Los brasileños no sólo permitieron que Zelaya ingresara “sorpresivamente” en su embajada en Tegucigalpa, sino que a partir de ahí empezaron a decirle a los hondureños cómo tenían que resolver sus problemas políticos. Fue un caso flagrante y escandaloso de intervención unilateral en los asuntos internos de otro país.
Tabaré Vázquez y José Mujica han resuelto que Uruguay secunde estos alardes de prepotencia de Brasil y de Chávez. Como si no tuviésemos nada que temer de un Brasil dispuesto a entrometerse en los asuntos de sus vecinos. Como si fuese Chávez un ejemplo de respeto a la Constitución y a los principios que sostienen el estado de derecho…

Tomado del artículo titulado “Primeras discrepancias” por Ope Pasquet. Montevideo.com.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: