Archive for 31 enero 2009

Aproximación, si. Disculpas, no.

enero 31, 2009

Cada nuevo presidente cree que él es el fundador de una nuevo mundo. Sin embargo, cuando Barack Obama se aproximó a los musulmanes diciendo “al mundo musulmán, buscamos un nuevo camino adelante, basado en el interés mutuo y en el respeto mutuo”, su formulación fue innecesariamente defensiva y culposa.
¿Es “nuevo” reconocer los intereses musulmanes y mostrar respeto por el mundo musulmán? Obama no sólo cree que si, sino que se lo ha dicho a millones en su entrevista con al-Arabiya, donde insistió en la necesidad de “restaurar” el “mismo respeto y sociedad que America tenía con el mundo musulmán hace 20 o 30 años atrás.”
Asombroso. En esos últimos 20 años -el presunto invierno de nuestro desrespeto del mundo musulmán- los americanos no sólo respetaron a los musulmanes, sino que murieron por ellos. Estados Unidos llevó adelante cinco campañas militares con el objectivo, y con el resultado, de la liberación de un pueblo musulmán: Bosnia, Kosovo, Kuwait, Afganistán e Irak.
Las dos intervenciones en los balcanes -así como la fallida intervención en Somalia en 1992-93 para alimentar a musulmanes africanos hambrientos (murieron 43 americanos)- fueron ejercicios humanitarios del máximo orden, donde no había mayores intereses estratégicos de Estados Unidos en juego. En esos 20 años, Estados Unidos ha hecho más por los sufrientes y oprimidos musulmanes que ninguna otra nación, musulmana o no, en la Tierra. ¿Por qué estamos pidiendo perdón entonces?
¿Y cuál parte de esa feliz relación entre Estados Unidos y los musulmanes que imagina Obama que existió “hace 20 o 30 años atrás” es la que querría restaurar? Hace 30 años, en 1979, aconteció la mayor ruptura entre EEUU y los musulmanes en nuestra historia de 233 años: la revolución islámica radical en Irán, la captura de la embajada de EEUU, y la prisión de 14 meses de los rehenes de EEUU.
Esto sucedió sólo unos años después del embargo petrolero árabe que hundió a Estados Unidos en una larga recesión. La cual, a su vez, fue precedida por el secuestro y ejecución a sangra fría por terroristas árabes del embajador de EEUU en Sudán y de su encargado de negocios.
Y esto no es nada comparado con la masacre en las barracas de los marinos en 1983, y los innumerables ataques a embajadas e instalaciones de EEUU alrededor del mundo durante lo que ahora Obama caracteriza como los maravillosos días de las relaciones EEUU-musulmanes.
Si Barack Obama quiere decir, como dijo a al-Arabiya, que tiene raíces musulmanas, familiares musulmanes, que ha vivido en un país musulmán -implicando una especial afinidad que lo posiciona singularmente para establecer buenas relaciones- está bien. Pero es a la vez falso y profundamente injurioso para este país el marcar una línea histórica separando a EEUU bajo Obama de un oscuro pasado cuando los musulmanes fueron supuestamente burlados y demonizados.
Dice Obama con grandilocuencia: “No podemos pintar con brocha gorda a una fé como consecuencia de la violencia hecha en su nombre.” ¿”Nosotros” hemos estado haciendo eso? ¿Calumniando al Islam por una pequeña minoría? George W. Bush fue al Centro Islámico en Washington seis días después de los ataques del 11 de setiembre, cuando los fuegos de la Zona Cero aún ardían, para declarar “Islam es paz”, extender su amistad a los musulmanes, e insistir en que los americanos debían tratarlos con respeto y generosidad de espíritu.
Y America escuchó. En estos siete años desde el 11 de setiembre -siete años durante los cuales miles de musulmanes manifestaron alrededor del mundo (resultando en la muerte de más de 100) pidiendo venganza por unas caricaturas – no ha habido una sola manifestación anti-musulmana en los Estados Unidos para vengar la masacre de 3.000 inocentes. Por el contrario, después del 11 de setiembre elegimos nuestro primer congresista musulmán y nuestro primer presidente descendiente de musulmanes.
“My trabajo,” dice Obama, “es comunicar al pueblo americano que el mundo musulmán está lleno de personas extraordinarias que simplemente quieren vivir sus vidas y ver a sus hijos progresar”. ¿Es ese su trabajo? ¿Es que el pueblo americano piensa de otro modo? ¿Cree Obama que así está avanzando valientemente en nuevo territorio? George Bush, Condoleezza Rice y muchos otros líderes ofrecieron innumerables expresiones de ese mismo sentimiento universalista.
Irán ya ha respondido a la propuesta de Obama. En perfecta sintonía con la posición defensiva de Obama, el presidente Mahmoud Ahmadinejad declaró que mejores relaciones podrían ser posibles, después que América pida disculpas por 60 años de crímenes contra Irán. Noten los 60 años. Los mullahs están tan desconcertados como yo con los buenos tiempos anteriores a 1979 (o 1989) de Obama.

Tomado de la columna titulada “Outreach, Yes. Apology, No. We’ve Never Been Islam’s Enemy”, por Charles Krauthammer. Washington Post, 30-01-2009, pag. A19

Anuncios

Udelar: autonomía para el abuso

enero 30, 2009

La Universidad de la República (Udelar) gastó casi 217.000 dólares en la compra de 250 butacas para el Paraninfo, a un costo de casi 870 dólares cada una, según informó “Búsqueda” ayer. El prorrector de Gestión Administrativa de la Udelar, Ricardo Roca, justificó el gasto porque -dijo- resultaba “esencial, absolutamente indispensable” concretar el recambio de los viejos asientos, aunque reconoció que las sillas compradas “no son baratas”.
Gabriel Pereyra canta la justa sobre el tema hoy en “Observa”: “Hace tiempo que la Universidad y sus popes devinieron en una casta defensora de los privilegiados que pueden ingresar a esa casa de estudios; endogámica en sus beneficios y llorona a la hora de pedirle a los pobres que la sigan financiando de su bolsillo, aunque nunca tengan la chance de atravesar sus muros. Pero los popes universitarios no son los únicos responsables de eso, ni siquiera los principales (…). No es a ellos a quienes, en definitiva, se les debería pedir explicación por esta desfachatez de las butacas, sino a quienes les dan cada vez más y más dinero para que lo manejen discrecionalmente gracias a esa autonomía que se ha convertido en una especie de licencia para el dislate. Los que decidieron darle ese dinero a la Universidad fueron los legisladores, los representantes de la ciudadanía, y deberían ser ellos los que hicieran algo. Claro, será difícil porque buena parte de ellos es hijo de esa casta universitaria, otros están comprometidos ideológicamente, y ninguno se atiende en el Clínicas”.

Larrañaga se está quedando sin espacio

enero 29, 2009

Larrañaga “está pasando por un mal momento”, dice Vidalin. En realidad, yo veo la situación de Larrañaga como algo más permanente. Su antigua estrategia de ganar la interna del Partido Nacional y la presidencia recuperando votantes que se fueron al Frente Amplio, mediante el sencillo método de imitar el discurso de la izquierda, no está dando resultados.
Larrañaga ya lo intentó en 2004 cuando fue efectivamente la única alternativa al Frente Amplio. Sin embargo, aunque logró dominar la interna nacionalista, fue aplastado en la elección general. Su derrota en 2004 fue tan contundente que ni siquiera hubo segunda vuelta, algo que el país lamenta hasta el día de hoy, y lamentará por muchos años más. Si por lo menos Larrañaga hubiera llegado a la segunda vuelta en 2004 le hubiera ahorrado al Uruguay la orgía de leyes delirantes que el progresismo aprobó en estos cuatro años con sus mayorías parlamentarias. Si algo quedó claro en 2004 es que el electorado nunca vio a Larrañaga como una alternativa nítida al progresismo. Todo fue confuso. Todo parecido.
Lamentablemente, Larrañaga viene por la misma ruta de 2004, con el piloto automático, y su avión parece estar perdiendo altura… sin hablar del rumbo. Me parece que, cinco años después, la gente está curada de espanto. Ya probó y no le gustó. Al menos ese 10% o 15% de votantes cambiantes, que son los que definieron la elección en 2004 y lo volverán a hacer este año, ya no compran la panacea progresista, la ruptura con el pasado a cambio de un cheque en blanco, los outsiders, las chabacanerías y las malas palabras, el discurso populista, la inexperiencia…
La oposición al progresismo es muy grande pero aún no ha mostrado una alternativa clara y una organización contundente. Los líderes opositores deberían estar trabajado duramente y sin pausa en estos aspectos. Si fueran realmente conscientes de lo que entregaron y dejaron por el camino en 2004, no pensarían en otra cosa. Sin embargo, en el reportaje que Emiliano Cotelo lo hizo a Larrañaga esta semana no se aprecia nada de eso. Larrañaga lució enredado en pugnas partidarias menores y mostró otra vez claras señales de estar más preocupado por caer bien en el progresismo que por ofrecer ideas propias.
Larrañaga dice que Lacalle es “de derecha” y “neoliberal” mientras que él defiende a “los pobres, los asalariados, la clase media”, y quiere que el Partido Nacional sea “el partido que fortalece el rol regulador del Estado y no el que lo vende”. La misma confusión de 2004. Se quiere hacer pasar por progresista, y hasta se manda la parte con un discurso clasista. Para peor, Larrañaga no entiende que no hace falta crear un partido que “fortalece el rol regulador del Estado y no el que lo vende”. Ya esta creado. Fue el que lo revolcó en 2004 y que está en el gobierno desde entonces, habiendo estatizado hasta el asado de tira.
Durante el reportaje con Cotelo, Larrañaga recitó una lista de diferencias con su rival en la interna nacionalista que realmente impresiona: “cómo concebimos el Estado”, “el papel de las intendencias”, “la plaza financiera”, “los subsidios al trabajo y la producción”, “las políticas sociales”… Y además, por si todo eso fuera poco, Larrañaga dice que su rival es de “derecha” y “neoliberal”, por lo que bien podemos inferir que él es “todo lo contrario”.
¿No les resulta familiar es discurso? ¿Dónde lo habremos escuchado? Ciertamente no es novedoso. Es muy trillado y vacío. Lo más curioso es que inmediatamente después de tamaña retahíla, Larrañaga repite el mantra de que “el que gane encolumnará al otro, ese es un compromiso que desde ya asumimos marcadamente, cualquiera sea el posicionamiento en que nos ubique la gente en la elección del 28 de junio”. Uno se pregunta cómo podría “encolumnarse” Larrañaga a Lacalle si pierde las internas, después de esas confesiones.
La gente está harta de ser explotada por la DGI para que el gobierno reparta los impuestos entre los que no trabajan. La gente está de vuelta de los filósofos de boliche, de que los ministros de estado sean puestos y sacados de una reunión por celular, de que bailen arriba de la mesa,o se duchen en público. La gente está alarmada con el aislamiento internacional del país y su entrega a Chávez, a cambio de un tablero electrónico para el Estadio Centenario. La gente está atrapada en el entrevero de la salud, la inseguridad pública y el desquicio en la enseñanza pública. Y quiere salir. Está saturada de progresismo. De la intromisión asfixiante del estado en todo. Quiere más libertad. Quiere más derecha.
En ese escenario, la estrategia de Larrañaga se está quedando sin espacio.

Mala memoria

enero 28, 2009

“La izquierda se queja. Sus principales portavoces sostienen que desde los partidos tradicionales se aprovecha cualquier asunto para sacar un rédito político y, de paso, ganar algún voto. Afirman que blancos y colorados sólo piensan en evitar que el Frente Amplio vuelva a ganar las elecciones nacionales en la primera vuelta y que, con ese objetivo entre ceja y ceja, han comenzado a desatar desde hace ya varios meses una oposición frontal y virulenta, que no tiene miramientos a la hora de sacudir los cimientos del exitoso gobierno progresista. (…) ¿Será que, tras cuatro años en el gobierno, la izquierda ha comenzado a perder la memoria?
¿Qué hubiera hecho la izquierda si Bengoa hubiera sido colorado?
¿Y si hubiera un ex intendente blanco y una ministra nacionalista que estuvieran contando los días para tener que enfrentar a la Justicia por el escándalo de los casinos municipales?
¿Y si los empresarios con los que este gobierno viaja por el mundo, algunos de los cuales disfrutan de los favores del presidente y de su entorno cada vez que inauguran un nuevo bebedero en sus empresas, fueran “amigos” del presidente Sanguinetti?
¿Qué haría la izquierda, que se ensañó en su momento con Gonzalo González, si Agazzi fuera ministro de Batlle?
¿Cuánto hubieran criticado a una ministra que se hubiera fotografiado en la ducha?
¿Cuánto nos recordarían la falta de seguridad que nos domina?
¿Se acuerda usted el escándalo que el Frente Amplio armó cuando el entonces intendente Elizalde quiso conceder la explotación del Hotel Casino Carrasco por 30 años a un grupo estadounidense? ¿Se imagina lo que hubiera hecho esa misma izquierda si Ehrlich fuera un intendente blanco?
¿Se acuerda de lo que costó a los partidos tradicionales sacar adelante la Ley de Puertos, con la oposición grosera de la misma izquierda que hoy quiere profundizar aquel proceso?
¿Y si el que hubiera recibido a Bush, se hubiera abrazado con él y hubiera querido hacer un TLC con Estados Unidos hubiera sido un presidente colorado?
¿Se acuerda cómo arruinó la izquierda la vida de don Enrique Braga? ¿Qué cree que hubiera pasado si los negocios con Venezuela los hubiera hecho un gobierno colorado? ¿Y si el seguro del precio del petróleo lo hubiera contratado un gobierno blanco?
Después de este breve repaso por nuestra historia reciente, ¿usted de veras cree que la oposición de blancos y colorados a este gobierno ha sido tan frontal y virulenta como denuncia la izquierda?”

Tomado de la columna “Mala memoria – La columna de Pepe Preguntón”. “El País”, 28-01-2009

El superpeso progresista

enero 26, 2009

El gobierno y el equipo económico manifiestan ‘sorpresa’ ante el rebrote de la inflación, y atribuyen la causa de este fenómeno al comportamiento de empresarios especuladores y codiciosos que no bajan los precios internos de los alimentos a pesar de la fuerte baja que los precios de los ‘commodities’ agrícolas han tenido en el mundo. Que el mismo gobierno esté planeando un jolgorio de gasto con miras a las elecciones de este año; que se vayan a subir los sueldos de los funcionarios públicos un 11% en lugar del 7% que estaba previsto; que las jubilaciones hayan subido 14.7% en términos nominales en función de los mecanismos de indexación vigentes, y que hayan forzado aumentos salariales en el sector privado partiendo de la base de una realidad económica que no tiene nada que ver con la realidad actual, en la particular óptica oficial no tiene ninguna influencia sobre el comportamiento de los precios y la formación de las expectativas inflacionarias de los agentes económicos.
(…) El temor a que la inflación se dispare a dos dígitos, y ello refuerce los mecanismos de indexación vigentes en la economía, ha llevado al gobierno a tomar medidas en el campo monetario, con el Banco Central promoviendo una suba importante de la tasa call del 7.75% al 10%, así como a anunciar oficial y oficiosamente la intención de tomar todas las medidas que sean necesarias para provocar una baja de los precios de los alimentos, concentrándose inicialmente la atención de las autoridades en el precio de la carne.
Es paradójico que también en esta área el gobierno termine haciendo y promoviendo lo contrario a lo que había prometido durante la campaña electoral y al inicio de su gestión. En infinidad de ocasiones se habló de país productivo, y de que nunca más se iba a utilizar el expediente del ‘atraso cambiario’ para combatir la inflación. De hecho, el actual precandidato oficial del partido de gobierno, el senador José Mujica, hasta llegó en su momento a renunciar al gabinete cuando era ministro de Ganadería y Agricultura, si se dejaba caer mucho más al dólar, a pesar de que en ese momento podía argumentarse que había condiciones objetivas externas para que ese fenómeno se diera, cosa que no ocurre en la actualidad.
Pues bien, atrapado por su propia incompetencia en plantear un esquema coherente de política económica, el gobierno está comenzando el año 2009 apuntando precisamente a la generación de ‘atraso cambiario’, algo que siendo oposición criticó en infinidad de ocasiones; como el antídoto para contener una inflación que está fogoneando el propio gobierno con una dispendiosa política salarial y de gasto público.

Tomado de la nota editorial titulada “El ‘Superpeso’ y sus consecuencias”. “Búsqueda”, 22-01-2009, pag. 2.

Vázquez se preocupa por los precios equivocados

enero 23, 2009

Las travesías de pesca y las reuniones sociales de Punta del Este tuvieron un efecto bizarro en el presidente Vázquez. Lejos de desestresarlo, como normalmente le sucede a los miles de afortunados que transcurren en el cotizado baneario esteño, el contacto con la naturaleza y los refinados ágapes le crearon al presidente extrañas angustias.
Vázquez volvió de Punta preocupado -casi histérico- con la suba de precios, específicamente el de la carne. Tan es así que de inmediato comenzó a llamar al ministro de ganadería Agazzi a toda hora para ver que se puede hacer al respecto. Porque algo hay que hacer…
Agazzi, quien acababa de enterarse de que había una sequía de terror, quedó un poco descolocado con la obsesión presidencial, declarando que “estamos juntando toda la información para entender lo que está pasando y después veremos”. Es que nadie se queja del precio de la carne. Está más o menos cara como siempre. Y en el último mes más bien bajó. Pero, en tren de complacer al presidente, Agazzi se puso el cassette: “el presidente dijo que no descartemos ninguna de las medidas que haya que usar para defender el poder adquisitivo de los salarios”.
El diario oficialista “La República” fue directo al grano y propaló las amenazas presidenciales, diciendo que Tabaré Vázquez maneja tres alternativas para lograr su objetivo: restringir o eliminar la devolución de impuestos a las exportaciones de carne, aplicarles retenciones o, incluso, la prohibición.
Es que agotado el divertimento de la ducha pública de la ministra del Interior, vuelven a salir titulares sobre la inflación que se acerca al 10%, más la sequía, más Wall Street, etc. Entonces los nunca vistos salen con la persecuta de los precios, como que en tantas ocasiones anteriores: el “asado del Pepe”, las lentejas irrompibles, los fideos calcáreos… Ahora parece que viene la carne -no se sabe de que especie animal- picada. 88% de grasa, 10% de algo rojo, y 2% de excipientes. Y a sólo 54 pesitos el kilo!!!
La culpa de la inflación siempre es del gobierno
Como siempre, el presidente Vázquez, sus ministros, y demás integrantes del gobierno nunca visto se burlan de la gente. Hacen populismo y demagogia hablando de lo caro que están los precios, y amenzan con terribles medidas coprinescas, cuando en realidad la culpa de la inflación siembre la tiene el gobierno. Sea del signo que sea. Incluido el progresista, nunca visto, que sufrimos actualmente.
El presidente Vázquez debería controlar varios precios que realmente están por las nubes, y que el único que los fija -que los puede establecer legalmente- es él. Vázquez debería controlar a la baja el precio de los combustibles que sigue por los cielos, a pesar que el barril de petróleo está por el sótano.
También debería el Dr. Vázquez preocuparse por el gasto público desaforado que él mismo viene promoviendo desde hace 4 años y que ahora, con el cambio de vientos, comienza a pesar en la economía nacional. La última en materia de derroche de los dineros de la gente que trabaja por parte de los que sólo gobiernan, es que el ministerio de Economía se va a hacer cargo de la inminente suba de las mutualistas (6%). El presidente debería ordenar la baja de los gastos estrafalarios en que está incurriendo su gobierno, y luego bajar los impuestos. Para “defender el poder adquisitivo de los salarios”, que le dicen. Nadie sino el gobierno puede bajar sus gastos y los impuestos con los que esquilma a los contribuyentes.
El presidente también debería estar preocupado por la claudicación de su gobierno frente al sindicato de los empleados públicos. Siguiendo con su política complaciente para con COFE, especialmente empeñado en comprar paz sindical en un año electoral complicado, el gobierno acaba de darle a los públicos un 11% de aumento, justo lo que pedían. Dicho aumento es casi el doble de lo que recibirán los trabajadores privados. O sea, los que “hacen que trabajan” reciben el doble que los que trabajan de verdad. El presidente debería bajar los sueldos de los empleados públicos, ya que no los puede despedir. Sólo el presidente puede bajar esos precios.
Impuesto inflacionario fue de U$S 80 millones
El alza de los precios del año pasado generó una contribución a las arcas del Estado de unos U$S 80 millones por concepto de “impuesto inflacionario”, casi 50% más que en 2007, según informó “Búsqueda” el 22-01-2009.
Este impuesto es en realidad un tributo “virtual” ya que no está sustentado en ninguna ley. El alza de precios reduce el poder de compra de bienes y servicios de las personas que están en posesión de pesos uruguayos. El ente emisor de la moneda es quien “recauda” esa diferencia de poder adquisitivo, es decir, el gobierno.
El impuesto es recaudado por el gobierno, ya que se el que se encarga de la creación primaria del dinero. Sin embargo los bancos también recaudan una parte, ya que mediante los depósitos que reciben y los créditos que conceden actúan coo creadores secundarios.
Este impuesto “virtual” también debería preocupar gravemente al presidente Vázquez, en lugar de andar buscando fantasmas en las carnicerías.

¿Alternativa o sólo oposición electoral?

enero 22, 2009


El candidato de Unidad Nacional, Luis Alberto Lacalle, visitó la sede del PIT-CNT buscando mejorar su imagen ante los sindicalistas de cara al año electoral. La reunión fue solicitada a uno de los coordinadores de la central, Juan Castillo por Gallinal, vía telefónica. Durante la reunión y después de ella, los sindicalistas repitieron sus conocidas críticas sobre el gobierno de Lacalle, volvieron a aclarar que son todos frenteamplistas (por si algún distraído no se había enterado), y se “alegraron” de que Lacalle haya “aprendido” y que ahora esté de acuerdo con los consejos de salarios.
En efecto, respondiendo al dirigente comunista Juan Castillo quien dijo que “nos costó mucho estar sin consejos de salarios los últimos 13 años (…) con pérdidas salariales muy importantes (…), Gallinal aseguró que el programa de Unidad Nacional incluye la existencia de los consejos de salarios. O sea que Lacalle deja de lado uno de sus grandes logros, para aceptar una de las líneas políticas clave del gobierno progresista.
El PIT-CNT es un comité de base más del Frente Amplio y en la reunión estaba el dirigente Gustavo Signorelle para recordárselo a los visitantes blancos. Signorelle había dicho en noviembre a “Búsqueda” que habría un “enfrentamiento constante” con un eventual gobierno blanco. Por otra parte, y en forma institucional, el PIT-CNT ya advirtió con dureza sobre su posición frente a los partidos tradicionales en el último acto del 1º de Mayo.
En esa oportunidad los dirigentes del PIT-CNT hablaron sin eufemismos: “es clarísimo” que el retorno de los partidos tradicionales al gobierno “es nefasto para el país y para el pueblo”. “De lo que se trata entonces (…) es de construir una nueva hegemonía en contraposición al otrora bloque dominante”. Remantando, sin ambigüedades: “…luchar para que los partidos tradicionales no vuelvan al poder”. En definitiva, el PIT-CNT se declaró expresamente parte del Frente Amplio y llamó a votar al progresismo en las elecciones del 2009.
“No somos privatizadores”
Por su parte el otro precandidato nacionalista, Jorge Larrañaga, dijo en un congreso de Alianza Nacional celebrado recientemente que “no somos privatizadores”. “Nosotros queremos un Estado regulador, orientador, garante y a veces compensador”, explicó Larrañaga. Larrañaga marcó además distancia de Lacalle en materia de relaciones laborales, al señalar que su sector cree en la negociación colectiva, como buscando posicionarse de la mejor manera en una aparente lucha por complacer al PIT-CNT.
Cabe aclarar que Larrañaga destacó hace poco que entre sus cualidades como candidato es que puede “comer un asado con cualquiera” (siempre y cuando él pague el asado, le faltó decir).
“No hay derecha o izquierda”
Otro que salió a mostrar una imagen competitiva con el progresismo fue el senador herrerista Luis A. Heber. “Luis Alberto Lacalle y el Herrerismo han evolucionado. No somos los mismos de 1990”, dijo. Luego agregó que “ya no hay derecha o izquierda”. Luego Heber informó sobre otro renunciamiento programático que se suma al de los consejos de salarios: “Nosotros no vamos a ir a discutir ahora la propiedad de las empresas públicas. Eso lo hicimos en el pasado y no dio resultado. El objetivo no es que las empresas públicas pasen a manos privadas, sino que es que las empresas sean eficientes y eficaces. No hay que reiterar la discusión sobre la propiedad de las empresas, sino sobre su gestión”.
Para no “matar a Antel”
El otro día comentábamos que el gobierno frenó la apertura al sector privado de la tecnologia de triple play -distribución de telefonía básica, televisión y conexión a internet por un único cable- porque hubiera significado “matar a Antel” y “avanzar” en un modelo “en el que se mantenía la diferencia a base de las capacidades” de pago de los ciudadanos. El precandidato frentista Daniel Martínez, uno de los genios detrás del trancazo, dijo que gracias a esa iniciativa se le da a Antel una “perspectiva estratégica de mediano plazo”, porque su situación “sólamente por problemas tecnológicos y de estructura estaba complicada”.
Sobre este tema los líderes del Partido Nacional aún no han creído del caso pronunciarse.
¿Cuál sería la alternativa?
Asistimos a un desdibujamiento de las diferencias entre el Partido Nacional y el Frente Amplio. Cabe preguntarse entonces, ¿cuál será el plan electoral de la oposición para ganar el gobierno en 2009? ¿Confundirse con el Frente Amplio? ¿Convencer a los frentistas que el Partido Nacional también es progresista?
La oposición se equivoca en este rumbo. Los frentistas van a votar a frentistas, no a imitaciones de Taiwán. Y la multitud que se equivocó en 2004, al igual que los que nunca fuimos frentistas, vamos a votar en las antípodas del Frente Amplio, porque creemos en un Uruguay moderno, libre, e integrado al mundo económico que avanza.

Adiós al amigo

enero 21, 2009

El presidente Bush se retiró con bajos niveles de aprobación y en medio de insultos, abucheos y burlas especialmente a nivel internacional. Sin embargo, a medida que el tiempo transcurra, es probable que estas reacciones irracionales dejen paso a juicios más equilibrados.
Sin embargo, Uruguay y los uruguayos no podemos esperar a que transcurra el tiempo para valorar y agradecer el decidido y decisivo apoyo del presidente Bush en momentos muy oscuros para nuestro país. Cuando en 2002 la crisis económica y financiera originada en Argentina incendiaba al país, y los integrantes del equipo económico de la administración Batlle rogaban a los organismos internacionales por ayuda financiera que nunca llegaría, el presidente Bush, quien mantenía una cálida relación con el presidente Batlle, facilitó a Uruguay un crédito puente de 1.500 millones de dólares sin el cual nuestro país hubiera corrido igual suerte que Argentina: caída en default y ostracismo internacional por muchos años.
El presidente George W. Bush es un amigo del Uruguay y lo demostró con creces en momentos críticos para nuestro país. El deber moral de los uruguayos es demostrarle su agradecimiento ahora, por encima de cualquier otra consideración sobre su gestión al frente de Estados Unidos.

Mujica, un totalitario campechano

enero 21, 2009

“Es un hecho que José Mujica se caracteriza por un decir ambiguo. Si de ello es responsable el Altísimo o un “mix” de molicie con farfullo cazurro, es tema que poco debería importar, si no fuera porque el hombre pretende la Presidencia de la República. Una vez más lo prueba el ambicioso reportaje de Búsqueda con el que cerró el año. Que también muestra, cuan peligroso es su pensamiento, cuando se remonta a los fundamentos últimos de sus concepciones políticas.
(…) realmente preocupa (…) cuando el reporteado destaca las bases de sus proyectos sociopolíticos apelando a una metafísica de tono hegeliano. Aquí su inspiración de reformador moral se vuelve diáfana, sin los balbuceos habituales: el hombre, proclama, debe vencer la alineación (refiere a la alienación), superar su “dependencia material” para consagrarse a los bienes del espíritu. “Si uno se deja arrastrar por la alineación de la sociedad de consumo no hay plata que te alcance, no tiene fin, es infinito” Los nuevos tiempos, remata, requieren un “hombre nuevo”, hay que remontarse a la Biblia, o más cercanamente al Che Guevara (un “paradigma”), para rescatar en ellos una humanidad diferente.
No por eso debe inferirse que Mujica proponga el socialismo de los pobres, el tercermundismo de los incontaminados, a lo Fanon o Mao, que hacían de las carencias una ventaja política. Sin advertirlo, la frugalidad que desea para los individuos aisladamente considerados, la niega para las sociedades como su agregado. Una sociedad pobre -dice- está obligada a racionar permanentemente, por eso, a diferencia de Cuba, el socialismo será consecuencia del excedente económico. Cómo conciliar ambos designios -ciudadanos carenciados con sociedades materialmente ricas-, no es asunto que preocupe a nuestro moralista.
A Mujica lo fastidia que sus críticos le enrostren su pasado. Pero poco hace por evitarlo. Persiste en creer que cabe a la política modificar la humanidad. Aun cuando ya no pregona la revolución armada, sigue añorando su objetivo: el hombre nuevo, la pesadilla de un sistema fabricando individuos plenos, realizados, seguros y sin mácula.
Chacareros de mañana, filósofos al atardecer y políticos en el entretiempo. Parecidos a él. Siempre con la justa. Los mismos que prometía el Documento 1 con dos rotundas citas del Che. Los mismos que el MLN educaría “como una gran escuela donde ya se aspira a formar el hombre nuevo” (Actas tupamaras), y que ahora Mujica, ofrece, como otrora, trasladar al Uruguay entero.”

Tomado de el artículo “El hombre nuevo” de Hebert Gatto, publicado en “El País” de hoy.

Barack Obama: “solamente en America”

enero 20, 2009

Barack Obama es el 44º presidente de Estados Unidos. Se cumple, al menos en buena medida, el sueño de Martin Luther King, Jr..
Sin duda la personalidad carismática y la extraordinaria preparación de Obama han sido decisivas para llegar a la Casa Blanca. También su discurso fue novedoso, dejando de lado las plataformas de rabia y resentimiento racial de otros candidatos negros del pasado, especialmente Jesse Jackson y Al Sharpton.
Por otra parte, Barack Obama ha ascendido desde orígenes humildes a los máximos niveles de la sociedad norteamericana, aunque esto no es nuevo. Presidentes como Richard Nixon o Bill Clinton también tuvieron orígenes pobres. Aún así, el éxito personal del 44º presidente de Estados Unidos impresiona. Graduado en leyes en la Universidad de Columbia y la Universidad de Harvard, la revista “Money” estimó que la familia Obama obtuvo una ganancia neta de U$S 1.3 millones en 2007. Su declaración de impuestos del año 2007 muestra que el hogar de los Obama tuvo ingresos por U$S 4.2 millones, U$S 1 millón más que en 2006. La esposa de Barack Obama, Michelle LaVaughn Robinson, también ha tenido una vida privilegiada partiendo del pobre sur de Chicago, hasta la Universidad de Princeton y la Universidad de Harvard, donde también se recibió de abogada.
En sintesis, el 44º presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es un típico producto de la primera república del mundo. Más allá de sus notables cualidades para el liderazgo político, Obama es el fruto de una sociedad abierta donde se respetan los derechos individuales, y en la que las personas pueden hacer su vida sin las paralizantes restricciones sociales, económicas y políticas que ocurren en la mayor parte del resto del planeta.
El ascenso de Barack Obama no tiene precedentes, pero tampoco es un aborto de la naturaleza. Es un acontecimiento natural, en una sociedad donde los negros han llegado a todos los lugares donde han querido, tanto en política como en todas las demás áreas. El propio Barack Obama ha sido contundente al reconocer el secreto de su éxito: “nunca olvidaré que en ningún otro país sobre la Tierra mi historia hubiera sido posible“.
Hace décadas que la sociedad norteamericana trabaja seriamente en la buena convivencia de sus diferentes grupos étnicos y culturales, a través del imperio de la ley y la plena vigencia de los derechos individuales, como nadie lo ha hecho en ningún lado. La victoria de Obama es una prueba más de la excepcionalidad de Estados Unidos como nación y como república, de sus profundo respeto por la constitución y las leyes, y de sus profundos valores democráticos.
“No pediremos perdón por nuestro estilo de vida”
En su discurso de asunción el presidente Obama delineó las líneas de cambio que promoverá su administración, pero también dejó en claro algunos de los objetivos permanentes del país: “nuestra nación está en guerra contra una amplia red de violencia y odio. No pediremos perdón por nuestro estilo de vida ni flaquearemos en su defensa, y a aquellos que buscan alcanzar sus objetivos mediante el terror y el asesinato de inocentes, les decimos que nuestro espíritu es más fuerte y no puede ser doblegado; ustedes no pueden superarnos, y nosotros los derrotaremos”.
“Para aquellos líderes alrededor del mundo que buscan crear conflictos, o culpar a occidente por los problemas sociales de sus países, sepan que sus pueblos los juzgarán por lo que construyan, no por lo que destruyan. Para aquellos que se aferran al poder mediante la corrupción, el engaño y la supresión de los disidentes, sepan que están en el lado equivocado del a historia; pero que extenderemos nuestra mano si estan dispuestos a abrir sus puños”.

“Reafirmamos la grandeza de nuestra nación, entendiendo que tal grandeza nunca es dada. Debe ser ganada. Nuestro viaje nunca ha sabido de atajos o de conformarnos con menos. No ha sido un sendero para los pusilánimes, para aquellos que prefieren la comodidad sobre el trabajo, o buscan los placeres de la riqueza y la fama. Más bien, han sido los tomadores de riesgos, los hacedores, los fabricantes de cosas -algunos famosos pero más comunmente hombres y mujeres anónimos en su trabajo- los que nos han llevado por este largo y tortuoso camino hacia la prosperidad y la libertad”.
Amén…