abalos y herrera 1019

julio 8, 2012

abalos y herrera 1019

Abalos y L.H. de Herrera, 10:19 AM

Anuncios

Son unos gavilanes

abril 25, 2012

La última de la Intendencia Municipal de Montevideo: poner gavilanes o halcones entrenados en las plazas para auyentar (o comerse, no estoy seguro) a las palomas, consideradas una plaga poco higiénica. Vale hacer notar la imaginación desatada de las autoridades municipales, pero la efectividad de la estrategia propuesta parece muy discutible.

¿Por qué no limpian de una buena vez la basura salvaje entre la que caminamos? La basura es infinitamente más insalubre y peligrosa, y además es la principal fuente de alimentación de las palomas. Tal vez si limpiamos la mugre de las veredas y plazas montevideanas las palomas se irían a buscar comida a otra parte.

Volvimos en el avión presidencial

abril 24, 2012

Las escuelas y los liceos se lloverán pero vamos a tener avión presidencial…

¡Feliz 2012!

diciembre 27, 2011

UN CUARTO DE SIGLO ES MUCHO TIEMPO

diciembre 14, 2011

UN CUARTO DE SIGLO ES MUCHO TIEMPO

Veinticinco años de dictadura frentista en Montevideo

CUARTO DE SIGLO 1

diciembre 7, 2011

CUARTO DE SIGLO 1

Presidente inexperiente y débil

diciembre 10, 2010

Este gráfico aparece en la edición de estos momentos de Drudge Report, ilustrando sagazmente la situación en que acaba de quedar el presidente Barack Obama, quien tuvo que negociar con el partido Republicano una extensión del congelamiento de los impuestos por tres años para todos los contribuyentes. El presidente Bush había establecido dicho congelamiento impositivo en 2008 y vence el 31 de diciembre. El partido Demócrata pretendía extender la medida sólo para los contribuyentes con ingresos menores a 250.000 dólares anuales, pero la nueva relación de fuerzas en el congreso impidió a los demócratas salirse con la suya. Sin embargo, el acuerdo de Obama con los republicanos es resistido por gran parte de los legisladores demócratas, dejando en evidencia la debilidad del presidente y su falta de liderazgo. En un hecho que no creo que tenga precedentes, el ex-presidente Clinton tuvo que aparecer hoy al lado de Obama en la sala de prensa de la Casa Blanca para apoyar explícitamente el acuerdo alcanzado con los republicanos.

Algo parecido pasa en el Uruguay, donde nuestro presidente habla mucho y hace poco y además carece del liderazgo necesario para controlar el caos de su partido y de los sindicatos, parte esencial de su partido. ¿Tendrá que ponerse Tabaré Vázquez al lado de Mujica ante la prensa, para apuntalar al desdibujado presidente?

Sin embargo existe una gran diferencia entre ambos países. Mientras que el Uruguay se gobierna desde el Ministerio de Economía, como se queja amargamente el PIT-CNT, Estados Unidos no se puede permitir tener un presidente inexperiente y débil. El mundo tampoco.

Otro elefante muerto…

diciembre 8, 2010

Según el informe PISA divulgado ayer, Uruguay cayó del puesto 39 que se encontraba en 2006, al puesto 47 en 2009. Dicho informe no se refiere a las pizzerías, sino a la educación. Esta es la cuarta edición del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), que se realizó entre 470.000 estudiantes de 65 países.

Del último informe PISA también se concluye que algunos países relativamente más pobres obtuvieron mejores resultados educativos que otros países relativamente más ricos. Tal es el caso de China y Corea del Sur que se ubicaron entre los países con mejores resultados. Esto tira por tierra la noción, muy popular por estas latitudes, de que cuanto más plata mejor para la educación.

El otro día comenté acerca de otro elefante muerto: la universidad pública. El cementerio de elefantes se agranda.

Wikileaks: lo contrario a lo que parece…

diciembre 5, 2010

Los cables difundidos hasta ahora muestran que Estados Unidos tiene el Gobierno con mayor coherencia entre lo que dice en público y lo que hace en privado. Aún no se nos ha revelado una hipocresía estadounidense comparable con las flagrantes mentiras de algunos de los jefes de Estado que aparecen en los cables.

Por ahora parece claro que las filtraciones de Wikileaks han dañado más a otros países que a Estados Unidos, según sostiene Moisés Naím en su columna de ayer de “El País” de Madrid, uno de los periódicos que compraron los derechos para difundir los contenidos de la tonelada de papeles secretos robados por organización Wikileaks a las agencias de Estados Unidos.

El villano que claramente emerge de los cables no es Washington; son los líderes de otros países, que eluden tomar decisiones difíciles y se refugian en la hipocresía, la cobardía y las mentiras que les dicen a sus pueblos.

Elefante muerto

noviembre 24, 2010

La Universidad de la República (la estatal, la que todos los uruguayos financian con sus impuestos aunque la inmensa mayoría de ellos no sepan dónde está, ni qué hace, ni qué tiene que ver con sus vidas personales) es una catástrofe que el Uruguay arrastra como un elefante muerto desde hace décadas. Un barril sin fondo que —con pocas y honrosas excepciones— dilapida sin asco enormes recursos de la sociedad para sostener una burocracia inútil, oficinas sobreabundantes, edificios ruinosos, profesores mal remunerados y de baja calidad, estudiantes eternos, egresados que no saben escribir y el archiperimido paradigma de “m’hijo el dotor”.

Esta verdadera “herencia maldita” que todos los gobiernos reciben cuando se instalan permanece fuerte y enhiesta merced a un férreo corporativismo que la dirige en función de dogmas acabados en el mundo y preconceptos antidemocráticos. Se trata de algo así como una anciana gorda, anticuada, autoritaria y soberbia, que aún tiene el descaro de reclamar para sí la vigilancia de todo aquello que la ponga en evidencia, sin aceptar que alguien de afuera la controle a ella. A pesar de vivir de lo que recibe de la sociedad, actúa a sus espaldas y siempre le pide más. Ni siquiera un presidente tupamaro con vocación reformista parece estar pudiendo cambiar este abuso intolerable, sobre todo respecto a los más pobres.

La ineficacia e ineficiencia de la Universidad de la República le impide, claro está, siquiera figurar en los rankings de las mejores universidades del mundo. No compite. Y a quienes la dirigen, esa competencia no les interesa un rábano. “Siempre habrá presupuesto para nosotros”, piensan, mientras ensayan o enuncian pequeñas “transformaciones” de forma “para llenar el ojo” y dejan inmutables las esencias que la han arruinado.

Tomado del artículo titulado “El coraje que falta” por Claudio Paolillo. “Búsqueda” en Facebook.